domingo, 28 de diciembre de 2008

13 Cosas que hay que hacer en el mundo del fútbol

En el fútbol, como en la vida, hay cosas que hay que hacer para experimentar los mejores sentimientos y emociones. Por eso hoy os voy a poner una lista de 13 cosas que hay que hacer en el fútbol antes de morir:

  1. Un caño: la sensación que deja hacer un caño no se puede describir con palabras, aunque lo voy a intentar. Es ver como tu rival no puede hacer nada cuando la pelota la tiene tan cerca. Además, es la máxima humillación futbolística, y ¿a quién no le gusta humillar alguna vez?
  2. Un gol de vaselina: la sensación es parecida a la del caño, nada más que con el portero, que ve como la pelota entra despacio y no puede hacer absolutamente nada.
  3. Dar un buena patada: se que suena raro, incluso mal, pero alguna vez hay que probar lo que se siente dándole una patada a un rival que te caiga mal. La patada sin intención ni de hacer daño, ni de quitar el balón, sino de experimentar la sensación.
  4. Cantar en la grada de un estadio: uno de los grandes momentos de una vida es la primera vez que vas a un estadio y empiezas a cantar y cuando te das cuenta estás afónico pero sigues, no se puede parar, es genial.
  5. Meter un penalti importante: es difícil, la responsabilidad es grande, pero si lo metes no puedes disfrutar más. El alivio que recorre tu cuerpo, tus compañeros abrazándote y gritando tu nombre, el rival vencido, la gloria en general.
  6. Regatear a un rival, darte la vuelta y volverlo a regatear: es ver como el rival vencido cree que tiene otra oportunidad y la vuelve a perder. Te hace sentir superior, cosa que a todos nos gusta.
  7. Que un equipo te mate a patadas y no te pueda parar: es como una venganza. Ellos te pegan y te pegan, y tú sigues, como al principio, dejando sus vergüenzas a la vista sin parar ni un segundo.
  8. Jugar al fútbol oyendo el himno de la Champions: no hay una canción que motive más para el fútbol. Los futboleros coincidirán conmigo en que es la mejor canción de música clásica, que te lleva a tu mejor nivel.
  9. Irte de alguien y marcar gol haciéndote toques: no dejes la pelota botar. Los rivales se quedan desconcertados y no saben cómo entrarte, así que los vas superando con una calidad impresionante, y por último, el portero sale un poco, y se la clavas de vaselina, cumpliendo también el número 2.
  10. Ver un Boca –
    River en la Bombonera: el ambiente, la gente, cantas inconsciente, se te va la mente, el corazón latente, los sentidos mienten. Perdón que me emociono. Un Boca – River es como la Meca para los musulmanes: lo máximo. Por algo es el superclásico y siempre lo será.
  11. Cantar el "You'll never walk alone" en Anfield: lo primero es aprenderse la letra y su significado, después ya lo puedes vivir por completo. Gane o pierda, el Liverpool nunca va a caminar solo.
  12. Ver la final de la Champions 2004/2005: Sin duda el mejor partido que he presenciado en mi vida, con el 3-0 para el Milán en la primera parte, la remontada hasta el 3-3 del Liverpool en la segunda y la dramática tanda de penaltis que se llevo el Liverpool gracias a Dudek.
  13. Marcar un gol con la mano: solo por ver la cara que se le queda a los rivales que lo han visto cuando el árbitro pita gol, vale la pena. Además, ir un poco contra las reglas de vez en cuando nos hace sentir mejor.


     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada