miércoles, 28 de abril de 2010

Goleadores Mundiales: Leónidas da Silva (Francia 1938)

Leonidas da Silva 
El Mundial de 1938, conocido por ser el último gran evento antes de la Segunda Guerra Mundial, se realizó en Francia debido a la pretensión del presidente de la FIFA Jules Rimet de celebrar el que él pensaba que sería el último Mundial en su Francia natal, desplazando a Argentina como sede, lo que suponía ir en contra de la política de alternar las sedes entre Europa y América, lo que provocó el boicot por parte de todos los equipos sudamericanos excepto Brasil, muy interesada en albergar el Mundial de 1942.

La FIFA recibió hasta 69 solicitudes para participar en la Copa del Mundo, aunque las guerras que asolaban el mundo impidieron la participación de España, sumida en la Guerra Civil, China y Japón, enfrentados en la Segunda Guerra Sino-japonesa. Además, Austria fue finalmente excluida del torneo tras la invasión alemana, lo que le permitió a Suecia pasar la primera eliminatoria sin jugar.

El Mundial lo ganaría Italia tras su victoria por 4-2 sobre Hungría y tras eliminar a Brasil, que en un exceso de confianza no alineó a su máxima estrella en la semifinal. Esa estrella era Leónidas da Silva, nuestro protagonista.

Leónidas da Silva nació el 6 de septiembre de 1913 en Rio de Janeiro y empezó su carrera a los 16 años en el São Cristóvão de su Río de Janeiro natal antes de pasar el año siguiente en el Sírio e Libanês, volviendo a Rio en 1931 para jugar con el Bonsucesso.

En 1933, Leónidas fue fichado por el Peñarol uruguayo, con el que disputó 16 partidos marcando 11 goles. Al año siguiente, vuelve a Brasil de la mano del Vasco da Gama ayudándolo a lograr el Campeonato Carioca. Tras su participación en el Mundial de 1934, Leónidas da Silva ficha por el Botafogo, donde consigue otro Campeonato Carioca.

En 1936 se fue al Flamengo, donde tuvo que luchar contra los prejuicios al ser el único jugador negro de la plantilla. Con el Mengao, jugó 88 partidos anotando 89 goles y ganando otro Campeonato Carioca en 1939 antes de marcharse en 1942 al equipo de su vida: el Sao Paulo.

En el Sao Paulo jugó hasta 1951 unos 215 partidos marcando 140 goles y logrando 5 Campeonatos Paulistas y convirtiéndose en una de las leyendas del club, lo que le valió para en 1953 lograr ser entrenador del equipo.

Tras su retirada del Fútbol como entrenador, Leónidas se dedicó a ser comentarista antes de ser el propietario de una tienda de muebles en Sao Paulo. Leónidas da Silva muere el 24 de enero de 2004 tras complicarse el Alzheimer que padecía desde 1974.

Leónidas jugó con la Selección el Mundial de 1934, donde anotó el único gol de su equipo en el torneo. Pero su consagración llegaría en 1938 con el Mundial de Francia, en el que marcó 8 goles en 5 partidos siendo el máximo goleador del torneo.

El primer partido de Brasil en el Mundial era contra Polonia. El campo estaba impracticable después de las fuertes lluvias en la zona y parecía difícil no caerse, por lo que Leónidas se acercó a la banda y arrojó las botas al banquillo para jugar descalzo. En esa jugada marcó el segundo gol de la noche para Brasil, el primero de los cuatro que lograría aquella noche el fantástico delantero en la victoria por 6-5 de Brasil en el partido con más goles de la historia de los Mundiales.

En la siguiente ronda, Brasil se enfrentaba a Checoslovaquia, y el partido acabó 1-1 con un gol de Leónidas, lo que obligó a un partido de desempate en el que Brasil logró un 2-1 con dos goles de Leónidas. En la semifinal, Leónidas no jugó, reservándolo para la final, y Brasil cayó por 2-1 contra Italia, por lo que la canarinha tuvo que contentarse con el tercer puesto logrado en el partido de consolación en el que ganaron 4-2 a Suecia con doblete de Leónidas para completar los 8 goles.

Leónidas da Silva, apodado el “Diamante Negro”, era un jugador hábil y extremadamente goleador, inventor de la chilena y considerado predecesor de Pelé debido a su juego y a su carácter. También fue un gran defensor de la profesionalización del Fútbol consiguiendo más y mejores beneficios para los futbolistas. Siempre será recordado como uno de los más grandes delanteros de Brasil e incluso una marca de chocolate lleva su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada